El Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE), es una organización pública, de carácter no estatal, y fue creada en el año 1933, con los objetivos de: garantizar un régimen equitativo entre los sectores involucrados en la industria del café; ejecutar y supervisar la transferencia tecnológica al sector y promocionar la imagen y el consumo de café del país, a nivel nacional e internacional.

ICAFE propicia un modelo equitativo, único en el mundo, entre los miembros del sector cafetalero: productores, beneficiadores, torrefactores y exportadores y se rige por la Ley de la República de Costa Rica, No. 2762 de 1961.

El ingeniero, Ronald Peters, Director Ejecutivo, comentó que este instituto tuvo su origen como una oficina de defensa del café y posteriormente pasó al instituto del café.

“Cuando pasó a ser oficina, asumió la investigación y transferencia de tecnología de la parte agrícola con los productores de café para realizar investigaciones y transferencias, las cuales llevaban al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y se originó un programa cooperativo entre el MAG e ICAFE, que, luego de un tiempo fue asumido totalmente por ICAFE”, explicó Peters.

Actualmente, este instituto contribuye con el desarrollo de la actividad cafetalera y la diversificación agrícola; investiga y desarrolla tecnología agrícola e industrial; apoya todo el proceso de beneficiado, exportación y comercialización del café; promociona el consumo del café de Costa Rica dentro y fuera del país; y aprueba el precio mínimo de liquidación final que le debe pagar cada Beneficio de café al Productor.

ICAFE, como ente promotor del consumo de café a nivel nacional, tiene dentro de sus fines la profesionalización y especialización en la calidad final de taza servida al consumidor tanto nacional como extranjero.

“Tenemos tres ejes de trabajo que son de suma importancia y yo creo que hemos hecho un buen trabajo: la investigación y transferencia, para que el productor sepa qué hacer y cuando y la promoción del café a nivel internacional y nacional. Pero en transferencia debemos hacer un mejor esfuerzo para llegarle a más productores”, expresó Peters.

Es importante recalcar que ICAFE no recibe dinero del Estado, sino que se financia con un impuesto del 1.5% a la exportación de café. La mitad de este presupuesto lo dedica a la investigación y transferencia, con el fin de lograr que los productores puedan ser competitivos.

Para el Director Ejecutivo: “Quisiéramos recuperar lo que teníamos en el pasado, y el reto es la parte de promoción del café de Costa Rica que es muy exitoso, contamos con un diferencial sobre el precio de Nueva York que es la base de negociación de café, por arriba de 50 centavos por libra, que es de las altas del mundo, la más alta de América”.

La otra parte del presupuesto se invertido en la parte administrativa, es decir, todo lo que regula la relación entre productos, beneficiador y exportador de café. Peters explicó: “Esas transacciones son aprobadas por ICAFE y garantizamos que el productor reciba un 80% del precio con el cual exportamos.

Servicios del ICAFE. El Instituto da asistencia técnica, individual y en grupos. También realiza muestreo de suelos, foliares y aguas residuales del proceso de beneficiado para reportes oficiales.

Además, produce y distribuye parasitoides, hongos entomopatógenos y trampas contra la Broca del fruto del cafeto; selecciona semilla autorizada por los productores de café y asesora en normas ISO, entre otros aspectos.

Desde 1977, ICAFE cuenta con el Centro de Investigaciones en Café (CICAFE), el cual fue establecido por un grupo de cafetaleros visionarios. Es un complejo para la investigación, demostración y transferencia de tecnología para el sector cafetalero.

También, la finca experimental, es parte de los servicios de este instituto del café, que está conformado por laboratorios de química, fitoprotección y biotecnología; auditorio para seminarios, congresos y eventos de transferencia de tecnología y áreas administrativas.

“En la finca experimental, tenemos todas las diversidades de café que se ven con más potencial, principalmente de Brasil, que es líder mundial en variedades. En Pérez Zeledón tenemos una finca que la Universidad Nacional nos cedió y en Heredia replicamos lo que estamos haciendo allá y de esta forma podemos cómo estas variedades se adaptan a las condiciones de Costa Rica”, añadió Peters.

El CICAFE ha introducido materiales genéticos para evaluar, adaptar y seleccionar cafetos altamente promisorios. Además, genera y valida tecnologías en las áreas de fitoprotección, control de plagas, modalidades de cultivo, conservación de suelos y nutrición mineral.

En el laboratorio de química se analizan muestras de suelos, foliares, aguas residuales, lodos y neutralizantes. También para pruebas físico-químicas de la calidad del café tostado y molido.

El Director Ejecutivo acotó: “Todos los productores pueden enviar muestras de suelo del lote que quiere para poder suministrar los ingredientes que requiere pues esto es importantísimo para la fertilización”.

Las investigaciones para el control de plagas y enfermedades se realizan en el laboratorio de fitoprotección. Se realizan y evalúa productos y moléculas de acción fungicida, entre otros análisis.

Peters explicó que, el laboratorio de biotecnología: “Nos da gran apoyo para todo lo que es investigación, es un beneficio experimental que simula lo que sería un beneficio en el campo. También se evalúa el tema de control de calidad del café que se exporta”.

Toda la información generada en el Centro de Investigaciones en Café es transferida a los productores, beneficiadores, tostadores y exportadores de café.

Proyectos. El principal es el Fondo Nacional de Sostenibilidad Cafetalera (FONASCAFE) el cual ya cuenta con el dictamen de la comisión de agropecuarios.

“Básicamente lo que queremos es tener un mecanismo para poder facilitarle al productor el financiamiento a tasas más bajas. Además, avalar al productor en un programa nacional de renovación de cafetales.

El parque cafetalero costarricense está muy viejo, tiene más de 40 años y el promedio de vida útil es de 20-25 años. Es necesario renovar para que, con esa renovación se vea un crecimiento en la productiva y en la calidad”, explicó Peters.

Otro proyecto en el que se encuentran trabajando es junto con la Caja Costarricense del Seguro Social y consiste en otorgarle seguro de enfermedad, salud y maternidad a los recolectores de café que trabajen por un tiempo determinado.

El Director Ejecutivo de ICAFE espera que este nuevo Gobierno tome acciones para apoyarlos con el proyecto de FONASCAFE. Para él: “Renovar los cafetales es para recuperar la productividad que teníamos hace 15 o 20 años que era de 20 quintales o fanegas por hectárea. Tenemos que recuperar 30 o 35 quintales o fanegas para que la caficultura se mantenga por muchos años más”.

Finalmente, Ronald Peters comentó que, el nuevo gerente de promoción, Mario Arroyo, se encuentra en proceso de planificar la celebración del aniversario #85 del Instituto del Café de Costa Rica.

“Esta una institución que le ha dado mucho al sector cafetalero, hay que celebrarlo, austeramente, porque es el esfuerzo de una gran cantidad de personas por muchos años y esto es lo que queremos resaltar en este aniversario”, concluyó.

Licda. Jennifer Pazos M.
Periodista