Gerardo Ortiz fue el dedicado de Expo Pococí 2017, por sus 30 años de servicio, su labor social y su trabajo desinteresado; como miembro de Junta Directiva conversó con Revista Costa Rica acerca de este evento, que se llevó a cabo el pasado de setiembre.

Primeramente, señaló que hubo una gran afluencia de gente, durante los dos conciertos oficiales. El concierto nacional fue presentado por Los Ajenos y el internacional estuvo a cargo de Comando Tiburón y el Rookie. Expresó: “Fue algo grandioso, el campo se llenó totalmente ese domingo”.
Agregó: “Las corridas fueron el punto mágico este año, pues este tipo de eventos habían caído totalmente. Este año las 10 corridas que se hicieron todas estuvieron “full”, así como las presentaciones culturares, con grupos representativos de El Salvador, México, Costa Rica, Honduras. Todo estuvo muy lindo. El tope fue bastante grande y el carnaval, que volvió nuevamente a las calles, estuvo muy bien”.

En el tema de seguridad, don Gerardo comentó que los once días de feria contaron con una media de 40 oficiales y lo reforzaron los días más fuertes. “Para nosotros fue un tema muy importante. Somos uno de los poquitos campos de Costa Rica que tenemos cámaras de monitoreo en todas las entradas y el campo. También tuvimos la presencia de la Fuerza Pública. Muy pocos problemas se presentaron, tal como una o dos rencillas, pues la gente anduvo tranquila. La seguridad en general cumplió su función”, explicó.

En cuanto al dinero recaudado durante la Expo, el 50% es destinado al Colegio Técnico, pero aún no ha se ha terminado de contabilizar, sin embargo, esperan tener las cifras para inicios de noviembre y hacer la entrega respectiva. Ortiz considera que las ganancias no superarán las del año anterior, puesto que los costos de producción aumentan mientras los patrocinios van disminuyendo.

“Hubo empresas que el año pasado aportaron tres millones de colones y este año solo dos millones y medio de colones. Los precios que se les cobran a los empresarios, los chinamos, bares y demás, se ha mantenido estables totalmente, desde hacer cuatro o cinco años, porque Guápiles se presenta como uno de los lugares más caros, no desde el punto de vista nuestro, sino desde el entorno, porque tienen que pagar patentes muy caras, la luz está muy cara, etc. Es algo que estamos analizando muy seriamente, porque la relación beneficio-costo para nosotros cada año decrece”.

¿Cumplió las expectativas?

Gerardo Ortiz considera que sí, pues la exposición ganadera que organizan es la mejor del país, “no porque lo decimos nosotros sino porque lo dicen los mismos ganaderos y expositores”, destacó.

Sin embargo, señaló que resulta de suma importancia mejorar algunos aspectos: “Es necesario reinventar muchas cosas, como las ventas de comidas, la atención al cliente con respecto al tipo de comidas que se ofrecen. A mí me gustaría que haya un tipo “food court”, donde al visitante se le pueda ofrecer diferentes cosas, en un solo espacio. La iluminación del campo también hay que mejorarla y diversificar más las actividades dentro del campo ferial, para atraer más gente con actividades culturales y deportivas”.

Finalmente, Gerardo Ortiz se refirió el tema de la dedicatoria de la Expo Pococí 2017: “Muy contento por la deferencia que tuvieron los compañeros, me sentí muy bien, recibí muchas llamadas de gente solidarizándose con la dedicatoria, que me estaban haciendo.

Sentí que soy bastante estimado por las personas y me reconocieron los 30 años de servicio desinteresado en la Expo Pococí, así como la labor, como profesor en el Colegio Técnico y algunas otras actividades en las que uno ha participado y se ha vuelto inmerso en la comunidad. Mis hijos también están sumamente contentos con la dedicatoria”.

Licda. Jennifer Pazos M.
Periodista