• Es una cooperativa de servicios múltiples.

• No tienen ninguna restricción en cuanto quien puede asociarse. El aporte inicial y único tiene un costo de ¢35 mil de capital social.

Brisas de Zarcero, en 1973, enfrentaba una problemática en relación con el abastecimiento del agua, por eso, la comunidad buscó varias instituciones que pudieran ayudarlos. Sin embargo, solamente tuvieron respuestas negativas, por lo que tomaron la decisión de organizarse con los líderes comunales, con el fin de hacer el acueducto.

“En ese momento se le dice a la comunidad que es importante que tengan una figura legal, la cual permita defender ese derecho, atinadamente, les hacen la sugerencia de crear una cooperativa y nace Coopebrisas para la administración de acueducto”, explicó Marlon Rodríguez, Gerente de Coopebrisas.

Años más tarde, la Cooperativa decidió ceder ese derecho a una sociedad de usuarios, la que administra el acueducto, actualmente. A raíz de esto, empezó a analizar opciones de negocios en los que pudieran involucrarse para solventar necesidades de la comunidad, pues solamente tenían el nombre legal y no contaban con infraestructura,“Se detecta que había una problemática con el tema del transporte, muy poquita gente tenía carro aquí y se está un poco alejados del centro de Zarcero. La Cooperativa hace algunas gestiones y, por medio de una donación, logra adquirir un autobús y empieza a dar el transporte de pasajeros a Zarcero, para que la gente vaya a hacer sus cosas”, agregó Rodríguez.

El autobús fue vendido en 1983 y la Cooperativa se vio nuevamente en la búsqueda de otras opciones para cubrir las necesidades de la comunidad; detectan que los ciudadanos estaban trasladándose hacia el centro de Zarcero, para comprar comida y otras cosas para sus hogares. En la comunidad había un pequeño abastecedor, el cual fue adquirido por la Cooperativa y comienzan a dar el servicio de venta de abarrotes.

Marlon Rodríguez señaló: “En el año 1985 se crea un almacén de suministros agropecuarios, donde se empieza a vender todo lo que se requiere para la actividad ganadera y agrícola, al cual se le ha ido incluyendo otras líneas como materiales de construcción, la parte ferretera, materiales para invernaderos, entre otras.

La planta de lácteos, también surgió en 1993, como una necesidad, pues había una época del año en la que un grupo de productores lecheros no tenían a quién vender la leche, cuando había abundancia. Además, se dio un brote del virus del cólera y el Ministerio de Salud empezó a ser un poco más estricto en el tema de la elaboración del producto, porque los lácteos son muy delicados. A raíz de eso, se creó la planta”.

Coopebrisas cuenta con la producción de abono orgánico, la cual se logró gracias a un desarrollo que concluyó aproximadamente en 1999, con la cooperación japonesa; a través de un cooperante japonés, que estuvo en este sector por varios años, se logró el desarrollo de este producto. “Tenemos un departamento que vende abono orgánico y también hacemos la parte de almácigos en ambiente controlado, para que, cuando vayan a campo, tengan una mejor germinación y no sea tan afectado el productor”, detalló el Gerente.

Finalmente, esta cooperativa cuenta también con un departamento de crédito que fue parte de un proyecto con el Banco Interamericano de Desarrollo.

Planta de lácteos.

En los inicios, contaban con nueve productores, lo que les representaba alrededor de 600 y 700 kilos de leche, que se procesaban diariamente. La Cooperativa cuenta actualmente, con 64 productores, no solamente de distrito de Brisas, sino que de la zona de San Ramón, de Zarcero: Palmira, Pueblo Nuevo, Tapezco, San Luis y hace unos dos años iniciaron con la recolección de leche en la zona de San Carlos, específicamente en la parte de Agua Zarcas y de Pital, según comentó el Gerente. Actualmente la planta procesa 22 mil kilos de leche por día y cuentan con distribución propia. Una de las razones del éxito de esta planta radica en los controles de calidad con las que cuenta.

Marlon Rodríguez explicó:
“Hemos ido incorporando controles en la parte de calidad, hace unos cinco o seis años empezamos una inversión fuerte en la parte de laboratorio; tenemos una persona encargada del análisis microbiológico para asegurar la calidad del producto, no solo de la leche que llega, sino que se toman muestras en las fincas. Una vez que la leche llega acá se le hace un análisis, para verificar si es apta para el procesamiento se continúa con todo el proceso de transformación; si no, no la industrializamos, se descarta.

Dentro de la planta se manejan controles de calidad en cuanto a temperaturas, temas de pasteurización, homogenización, todos son controles en la parte personal: delantales, botas, manos, utilizar el uniforme. Como industria agroalimentaria utilizamos toda la protección para asegurar al máximo todo lo que es la inocuidad del producto.

Se mantiene un control de calidad también lo que son los ambientes controlados en fríos. El proceso es semiindustrial no es totalmente industrializado, pero tampoco es totalmente artesanal, sino que hemos hecho una combinación de las dos, lo que nos ha dado un buen resultado, permitiendo hacer modificaciones de acuerdo con lo que el cliente pida, en tema de empaques, la calidad y textura del producto”.

El Gerente agregó que esta planta se encuentra en una fase de preparación para optar por una certificación en la norma FSSC-22000 (Food Safety System Certification), sobre inocuidad y calidad del producto. Esta planta cuenta con un código exportador: “A pesar de que no exportamos, estamos certificados para hacerlo ya sea con producto terminado o con materia prima. Podemos ser proveedores de otras empresas que sean exportadoras”, agregó Rodríguez.

Centro de producción orgánica y los invernaderos.

El producto que se elabora es un abono orgánico tipo bocashi, el cual lleva un proceso de fermentación que dura de 22 días a un mes, para que se pueda empezar a utilizar, no solamente para el cultivo sino también ayuda a regenerar el suelo y le va devolviendo sus propiedad para que siga siendo fértil.

En cuanto a los invernaderos, el Gerente explicó: “En algún momento, se detectó

alguna situación y era que aquí por ser una zona fría y ventosa el tema de germinación de la semilla sembrada, directamente en campo, no era tan efectiva. Entonces el uso de invernaderos que permite que las semillas se siembren en un ambiente controlado, se le da un tiempo que ronda los 30 a 40 días dependiendo del cultivo y, luego, sale una planta con una raíz bien desarrollada que le asegura al productor un porcentaje de germinación muchísimo más alto, a la hora de trasplantarla a campo. Trabajamos lechugas, repollos, cebollas, cebollín, también hecho siembras de cultivos no tan tradicionales de la zona como chile dulce”.

Beneficios de Coopebrisas.

Aquellas personas que sean parte de esta Cooperativa cuentan con beneficios, tales como créditos de 30 días en todos sus los departamentos. Además: “Tenemos un convenio con la Caja Costarricense del Seguro Social, en términos de que la Cooperativa sirve como patrón de pequeños productores, que trabajan por cuenta propia y pagan el seguro por medio de esta. Además, tenemos la parte de ayudas a las personas asociadas, por parte del Comité de Educación. También hay un programa de becas para los hijos de los asociados y actividades que se realiza, durante el año, como las fiestas del Día del Padre, Día de la Madre, Día del Niño y otros”, comentó Rodríguez.

Desarrollo de la comunidad.

Coopebrisas ha sido el motor del desarrollo económico de la comunidad, según Marlon Rodríguez: “Nosotros trabajamos de la mano con grupos organizados como las juntas de educación de las escuelas, la asociación de desarrollo, la Comisión de Finanzas de la Iglesia; generalmente, estamos involucrados en los proyectos que se realizan en la comunidad, ya sea para ayudar con el arreglo de algún camino, con las fiestas patronales, en las actividades de las escuelas, en las donaciones. Tratamos de estar muy pendientes de las necesidades que tenga la comunidad; también en la parte de seguridad, si hay algún tipo de problema con la seguridad comunitaria, pues nosotros ponemos cámaras de vigilancia o guarda de seguridad. En fin, tratamos de solventar las necesidades que se vayan presentando no solo de nuestros asociados sino de nuestra comunidad”.

Retos actuales.

El Gerente de Coopebrisas señala que, al ser una cooperativa de servicios múltiples y tener cinco ejes de negocio, supermercado, almacén, la planta, la parte de abonos orgánicos e invernaderos y la parte de crédito, cuentan con retos en cada uno. Él detalló:

Supermercados. “Tenemos identificados negocios como los supermercados de influencia local y no vamos a pretender que gente de otros distritos o cantones vengan, pues nuestro mercado meta es la comunidad y los alrededores. Este departamento tiene la competencia de negocios locales”.

Almacén. “Hemos tratado de diversificarlo y ha sido una ventaja y reto como tal porque en él vendemos, desde lo que son fertilizantes, agroquímicos, medicina veterinaria, materiales de construcción: hace como cinco años hicimos el convenio con ConstruRed, somos parte de esta red, ahorita estamos en un cambio de imagen, nos ha beneficiado en la parte de precios y disponibilidad de materiales, pero tenemos competencias con pequeñas veterinarias de la zona, con almacenos fuertes de construcción y agroquímicos y es un reto del día a día”.

Lácteos. “Tenemos uno de los retos más grandes, al iniciar el año anterior el proceso de desgravación arancelaria con el TLC, que va a durar hasta el 2026, donde durante 10 años la parte de lácteos se comercializó con aranceles altos. A partir de este proceso y hasta el 2026 se va a comercializar cero aranceles, eso es un reto para nosotros sobre todo porque van a empezar a darse importación de productos más baratos, particularmente, en la parte de quesos semimaduros y maduros, y puede ser que cambie un poco la aceptación de los quesos. También el tema del ingreso de competidores muy fuertes y podemos vernos muy afectados, porque viene con muchos recursos y con el tema de innovación y demás”.

Crédito. “Al relanzarse el tema de banca para el desarrollo hace que los recursos en la calle sean bastante cómodos y nosotros, al ser segundo piso, estamos condicionados a los recursos que obtenemos; si es a buena tasa podemos dar buenas tasas, pero si son un poco altas, obviamente, lo que ofrecemos es un poco alto”.

Abono orgánico y los invernaderos. “Nos preocupa mucho el tema de agricultura. Hay un tema a nivel país en cuanto al recambio generacional: en los últimos años, los papás buscan que los hijos se preparen, estudien, saquen su carrera, los mandan a GAM a las universidades y muy poco regresan a las comunidades a trabajar en la tierra y en la lechería, y esto es un serio problema”.

Finalmente, Rodríguez consideró que, como cooperativa, tienen el gran reto en la parte de comercialización y de defensa de los derechos: “A veces se nos ve como empresas comerciales normales y, en realidad, la razón de ser de una cooperativa es trasladarle un beneficio al asociado. De modo que no somos empresas con fines de lucro, sino que buscamos el desarrollo integral de nuestros asociados y de la comunidad, por lo que nos toca competir de tú a tú con empresas con fines de lucro y no nos van a tener ningún tipo de consideración, por ser cooperativa”.

Mensaje aniversario.

Marlon Rodríguez cerró con un mensaje por el aniversario de Coopebrisas, él expresó:
“Le agradezco a Dios por la vida, por la oportunidad que nos da de trabajar acá. Felicito a las personas que, con una gran visión, estuvieron al frente de un Coopebrisas, que inició solo con el nombre. Ellos fueron visionarios en empezar a buscar qué cosas podían solventar o en qué podían ayudar, líderes comunales con un servicio al asociado, con una vocación de servicio increíble.

Reitero el compromiso con los colaboradores que nos dan esta dura, pero bonita tarea de no solo mantener lo que se ha logrado, sino hacerlo crecer cada vez más. Agradezco a los asociados que son la razón de ser de la Cooperativa, son los que hacen día a día que tenga los recursos para seguir adelante. Les agradecerles la confianza que han tenido en estos 44 años y les pido que nos sigan apoyando en la gestión, para que la cooperativa siga siendo ese motor de desarrollo, que impulsa la economía de un cantón como Zarcero”.

Licda. Jennifer Pazos M.
Periodista